Un vino en el camino

Con el ocaso del astro Sol, el otoño nos prepara para el cambio de paleta de colores y el recogimiento después de toda la algarabía del buen tiempo. Con la cosecha recogida, queda la manipulación de esta, para que haya alimento durante los días más fríos. El humo silencioso que aparece en nuestras chimeneas, da paso a la quietud y al encuentro de las personas para escuchar historias.
Como no solo de pan vive el hombre, en Tierra de Fuego nos juntamos para invocar a los espíritus de la estación fría, contando historias que maridaremos con un caldo de Bodegas Valenciso.